Lola Rosa Collado

Hola a todos, hoy publico la entrevista que me hicieron en haiki. Espero que os guste.

Seguimos compartiendo la experiencia vital de compañer@s del camino satero. Así que, hoy tenemos el honor de presentaros a Lola Rosa Collado. ¿Nos acompañas?

1_ ¿Qué es para ti la auténtica felicidad?

Para mí, la auténtica felicidad, está englobada dentro de pequeños momentos en la vida cotidiana, como estar con mis hijos, disfrutar de un bello paisaje, reírme con amigos, incluso hacer la compra (bueno ¡eso a veces!). Más profundamente, cuando conecto en momentos de soledad conmigo y tengo comprensiones que me llevan a una sensación íntima de unidad con todo. Desde ahí, siento que hay algo más grande que yo que lo abarca   y que  no tengo que hacer nada, sólo respirar. Son momentos  que no puedo plasmarlos en palabras, quizás podría pintarlos, la creatividad en todas sus vertientes, es lo más cercano a sentirme feliz y plena.

 

2_ ¿Cómo ha sido tu camino de crecimiento personal? ¿Cuáles han sido las herramientas que más te han servido y por qué?

Mi camino comenzó hace mucho tiempo, y han sido muchas las herramientas, destaco el yoga, la meditación, la India, el chamanismo, las sustancias, la pedagogía sistémica, las Constelaciones, la Terapia de Contención, la Antroposofía, la Gestalt, el Eneagrama, las lecturas, los cursos, los Maestros, y por supuesto, la vida vivida intensamente.

Mi colaboración con mi mentora y amiga Jutta  ten Herkel, con la que me une un compromiso a través de las Constelaciones y con la que sigo trabajando me ha aportado mucho porque  estamos trabajando la mente patriarcal y cuestionando todas las estructuras, tanto sociales como personales.

Todo ello me ha servido para  romperme, estructurarme, conocerme.

Con el Yoga y la meditación me discipliné y cuidé mi cuerpo,  con las constelaciones, ordené mi Sistema familiar, con la Pedagogía Sistémica me reconcilié con mis profesores y con mis estudios, valorando mis conocimientos, con la Terapia de Contención, solté mucha rabia acumulada y me trabajé los vínculos dañados, con la Gestalt me volví a romper y recomponer, con las lecturas alimenté mi mente y mi curiosidad, con las sustancias expandí mi conciencia, con el Eneagrama me transformé., entendido como darme cuenta de mi mecanismo.

Con el trabajo con Jutta sobre la mente patriarcal,  me cuestioné todas mis creencias y limitaciones, y lo sigo haciendo. Viendo, por ejemplo, cómo actúa el patriarcado en la terapia y como puedo, desde mí ser más amable conmigo y con los demás, mirar por el bien común, cuidar a las próximas generaciones, mi entorno, etc.

 

3_ Si nos centramos en el Eneagrama, ¿Cuál diría que es su mayor potencial? ¿Te animas a contarnos, en que eneatipo te sitúas  y que es lo que más te identifica con él?

Me sitúo en el nueve sexual, mi cruz es la confluencia pero también mi cara; quiero decir con esto que si pongo la confluencia a mi servicio, me sirve para empatizar con el otro, una de las cualidades del nueve es que sentimos y sabemos dónde está la otra persona, olvidándonos de nosotros, si no me quedo pegada al otro y no desaparezco, es una herramienta valiosísima, para la vida y para mi labor como terapeuta.

El olvidarme de mí y de mis necesidades  es algo muy común, el ser el otro, pensar como el otro,  me diferencia de los sociales, en que estos quieren pertenecer a un grupo, yo quiero pertenecer a una persona y desaparezco. Por eso, he de estar muy vigilante para volver a mí constantemente.

Cuidar mi cuerpo, mi aspecto físico, disciplinarme, no procrastinar (dejar para el final lo importante), me ayuda mucho. También decir no; no cuidar  al otro si no quiero, dar un puñetazo en la mesa, enfadarme y no sentirme culpable, ocupar mi lugar, pedir ayuda, no explotarme ni que me exploten, darme valor, no vivir a través del otro, decir mi verdad aunque no sea políticamente correcta, darme masajes, disfrutar de mi cuerpo contactando con mi necesidad, primero yo, no ser adecuada y no hacerme la que no me entero.

En definitiva, tomar responsabilidad de mí y si hay un conflicto confrontarlo para no acumular resentimiento.

Lo visualizo como salir de la gelatina pastosa donde la neura se va alimentando y que me hace estar aislada e infeliz.

Ver entrevista completa.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *